Eso VII

¿Donde estás?
Quiero ser Tú.

Quiero para siempre fundirme con Tu Esencia
Quiero sentarme frente a Tu Espejo
y mirarnos a los ojos
y comprender que somos Uno.
Tú lo sabes, ¿verdad?
Tú sabes que Te amo porque estás en mí,
porque Yo Soy Tu Manifestación.

¿Dónde estás?
Quiero ser Tú.

Verte en todo lugar, a todas horas, todo el Tiempo,
Omniprensente, Omnisciente, Omniamoroso.
Quiero sacar mis entrañas y buscarte ahí,
en lo más profundo e ignoto de mi cuerpo-mente-alma.
Quiero desmadejar los ovillos de la impaciencia
y sentarme en tu ventana, escuchando el amanecer
y admirate en cada eón de existencia.

¡Cuánto te amo!, ¡cuánto te amo!

Estallo en mil pedazos sensitivos,
rompiendo estructuras corporales,
para albergar Mi Amor por ti,
convirtiéndome en un inmenso templo de amor consciente
por la propia existencia, por la propia sabiduría,
que ha sido capaz de crear semejante maravilla.

Dios, ¿qué me haces?,
¿en qué me metamorfoseas?

Sé que no he de temer... pero lo infinito de tu abismo,
lo desconocido de tu camino me asoma lágrimas a los ojos
mas también me conduce a entregarme sin medida
a Tu Voluntad y dejarme hacer, fluir,
transformándome en aquelo que decidas
porque has sido tu Mi Creador y eres mi ejemplo.

Me entrego, me ofrezco, me dono y me ofrendo para colmar Tu Amor
Soy tu fiel y leal Servidora.

¡¡¡Bendita y Eterna Primavera para siempre en nuestros Corazones!!!
¡¡¡Bendito el Re-Nacimiento (el Verdadero Nacimiento) del Ser!!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El poema es más o menos como la poesía de Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz o también otros místicos. Sólo que claro... como actualmente está de moda el yoga y todo lo que viene de Oriente, pues claro... se nos olvida que en Occidente también tenemos misticismo, religiosidad, alimentación sana, paisajes, vida sana, naturaleza, meditación (ve a un monasterio y lo comprobarás), música especial (desde el gregoriano hasta multitud de músicas tradicionales llenas de energía), etc. Me hace gracia que vayamos a Oriente a buscar cosas que ya tenemos aquí para dar y tomar. Cosas auténticas, genuinas, pegadas a la tierra y llena de Sabiduría. Pero no... tenemos que ser "snobs" (que procede del inglés "sine nobilitate") y pensar que lo que crece en la última isla de Japón o las meditaciones del budismo o las enseñanzas hinduístas son mejores que todas esas mismas cosas, pero nacidas en nuestra sociedad. Me parece que estamos haciendo el tonto, si no te importa. Por cierto, no sé qué hay de malo en comer un tomate. Yo los cultivo en mi huerto y están buenísimos (sin pesticidas, sin plaguicidas y hasta sin abono). Y las manzanas y peras, también. Sólo con agua. ¿Serán malas las manzanas y peras y los tomates de mi huerto? ¿No os estaréis pasando cuatro pueblos? Es decir, de tanto intentar luchar contra la excesiva industrialización y el consumismo... ¿no se os estará yendo la olla un poco? Porque creo que la misma energía y cualidades que encuentras en esos alimentos orientales (a veces tan caros de traer de sus países de origen), se encuentran en una lechuga, en un tomate, en una naranja cultivados en nuestros propios huertos. De hecho, mucha gente ya está teniendo tomateras en sus pisos. Por favor... no nos pasemos de listos, que hemos pasado de comer alimentos llenos de pesticidas a comer cosas raras, a renunciar ¿a los tomates? y a las enseñanzas, doctrinas y disciplinas occidentales que también tienen sabiduría. Pero claro... es más "exótico" llenarse de yoga hasta la médula, mientras -insisto- en nuestra sociedad, cultura y civilización hay literaturas, músicas, creencias, religiosidad, amor a la naturaleza y a las comunidades rurales, etc. iguales o superior a esas culturas. Me parece que toda esta moda orientalista tiene mucho de "cuento chino" que muchos están usando para hacer el agosto. ¿Queriáis despertar? Pues a lo mejor dentro de poco también tenemos que despertar de quienes se erigen en gurús del despertar, porque ya os vale... No comáis tomates, por favor, que son muy malos.

aranzazu dijo...

Hola anónimo!
Respecto a tus comentarios, unas cuantas cosas:

1.- Este blog es de libre lectura, si no te gusta con mirar otra página tienes bastante.

2.- Creo que no me conoces de nada en absoluto para atacarme de esa manera, porque tus palabras -que aún no sé bien qué pretenden-, están llenas de rencor del que nos soy en absoluto responsable.

3.- Como yo coma o deje de comer es mi asunto, ¿no te parece? Yo no le estoy diciendo a nadie cómo tiene comer, cuento lo que yo hago. Si tanto te molesta, te remito al punto 1.

4.- Lo que yo lea, practique, conozca o deje de hacer, ídem y repito no me conoces en absoluto para saber cuánto de filosofía o espiritualidad occidental conozco.

5.- Como bien dice mi madre NO HAY DESPRECIO QUE NO HACER APRECIO así que te pido que, por favor, te abstengas de comentar mis entradas y dejes la lectura de este blog a personas afines a él y te busques a personas que piensen como tú.

Si vas a insistir con tus historias para no dormir (¿no sería mejor que a parte de cultivar tomates cultivaras un poquito tu trato y respeto a los demás?) mejor mándame un mail y deja a los otros lectores tranquilos. Gracias.

Shanty dijo...

Veo que practicas la espiritualidad desde el punto de vista esotérico. Comparto mucho de lo que escribes.

Shanty