Poemas que demuestran que soy una 2...

...y que siempre me he volcado en las relaciones amorosas.

Escrita para un actual gran amigo (cibernético la mayoría de las veces) y compañero de una de las mujeres más hermosas y buenas que conozco. De la época en que él y yo nos besábamos…
ABRAXAS

Eres una dualidad temible. Altivo, soberbio, dios de tu mundo, señor de tu mirada, desde arriba, como el águila.
Depredador, malvado, traicionero y rencoroso. Se traduce en tus pupilas, tu actitud, tu expresión fiera, de guerrero.
Te odio: me retas.
La reina soy yo.
Pero eres una dualidad temible porque al tiempo me subyugas. Me conquistas con tu cariño, con tu inmensa ternura, con tu entrega. Me abandono a tus besos, a tus caricias, a tu dulzura. Renuncio, abdico. Me rindo.
Eres una dualidad temible. Y por eso te quiero para mí. Para moldearte, para potenciarte, para adentrarme en ese interior insondable, profundo, arcano milenario de dudas y rencores, de verdades inmemoriales, sabio y desquiciado. Enigma personal, misterioso. Desconocido y cómplice.
Eres una dualidad temible y por eso quiero bucear bajo tu piel, despellejarte la sangre y la conciencia, para sacarte los demonios, para exorcizar tus rencores caducos, tus nostalgias oxidadas, tus ocultas maldiciones.
Quiero arraigar en tu alma y purificar tus larvas astrales, librarte de tu mal, de tu culpa.
Quiero demostrarte y demostrarme que eres dulce, bueno y tierno, que eres alma sensible, que eres bello…
… Y mientras tanto… te sueño.


Escrita para Sebastián, artista circense parisino, por quien me esforcé en aprender francés y de quien -como siempre- creí estar enamorada :)
DESENNE

En ti, creo, amo más al símbolo que a la persona. Me embriago con tu rol dentro de mi vida y pierdo la oportunidad de descubrir el trasfondo de tan bella representación.
Quisiera escudriñar en tu interior y desenmarañar las madejas de tu existencia como una parca griega. Y guiarte a mí, de tanto en tanto, sólo cuando fuera necesario recordarnos que tanta soledad, a veces, es perjudicial.
Sin embargo… ¡qué diáfano dejarse transportar por el ensueño!, ¡vivir la ilusión del amor sin convertirnos en deudores ni acreedores! ¡Qué gratificante soñar que mas y te aman!, y, hasta cierto punto, en nuestro caso, ¡qué emocionante la comunicación! ¡Qué tentativas, qué posibles equívocos y qué silencio preñado de palabras!
A veces, te contemplo en la quietud, en aquellas largas horas en que no hay nada que hacer y parece, de verdad, que me embarga una emoción.
Otras, te descubro en lenta contemplación, casi acariciándome, mientras tu mirada se diluye en mi figura y una contradicción me rebate. Me conquista y me hace suya: la posibilidad, el reconocimiento, la certeza.
Entonces, mi mayor pretensión es conjugar el ensueño con la realidad -la fría, la del escalofrío que recorre la columna, al que te sorprende con un latigazo y te zarandea para regresarte de Oz.
Entonces… me fustiga la violencia del recuerdo, de aquella mirada, de esas sonrisas, de las muchas caricias y los entrañables besos.

1 comentario:

Gontxu (Un Pobre Niño Pijo) dijo...

Mi Querida ¨Dos Enochada¨:

No hay duda: sos una Dos. Se ve en la parte que decís ¨...como siempre CREI estar ENAMORADA¨ o algo así.

Ojalá alguien me dedicara unos versos así. Lo peor es que SEGURAMENTE ya me los han dedicado y en mi voragine de self-centered Tres JAMAS ME HE DADO CUENTA.

Y si, soy un POBRE NIÑO PIJO.

Gontxu