Claudio Naranjo, Salvador y otros

Curioso viernes, éste pasado.
La tarde se inició en el paraninfo del edificio histórico de la Universidad de Barcelona, con la presentación de la Fundación Claudio Naranjo. Como Claudio aglutina a masas deseosas de un cambio de conciencia, el Aula Magna estaba abarrotada, así que nos conformamos con sentarnos en el suelo del vestíbulo ante una pantalla gigante. Claudio fue presentado, habló sobre la Fundación y sus objetivos, pasó la palabra a Hugo Diamante, ser que me impresionó por su su intensidad, y dejé la presentación tras las palabras del pionero gestáltico en España, Albert Rams, director de Aula Gestalt.
El miércoles vuevo a verlo en Santa Coloma.
La tarde continuó en el Ateneu de Sant Adrià, donde proyectaban Salvador que, aunque ya había visto al acudir a su estreno en cine, no me importaba reverla y esta vez contaba con la presencia de su hermana Montserrat para el coloquio posterior.
Después la celebración del cumpleaños de mi madre. Cenamos en su casa, cantamos, bailamos y estuvimos de charla hasta las 4 de la mañana.
Evidentemente, ayer pasé el día descansando (con una visita relámpago a La Roca Village a por un par de cosas: ¡la de gente que hay en un centro comercial un sábado al mediodía comprando artículos innecesarios: qué extraña forma de ocio!) y hoy voy al concierto de Buika.
Respecto a lo del centro comercial, un apunte:
Como no tengo antena de televisión -creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida-, no la veo, así que si voy a casa de mi madre o de mi suegra, como el viernes por ejemplo, aprovecho y enciendo la tv unos momentos:
1.- Es sorprendente la de programas ridículos que hay, vacíos, estériles, perniciosos incluso. Todo es tan falso y además es tan evidente. ¿Cómo puede perderse el tiempo viendo la tv?
2.- La publicidad es un comecocos impresionante, un sistema creado para crear necesidades a los telespectadores y hacerles consumir. Y de nuevo
vuelve a ser tan evidente. ¿Cómo se puede caer en semejante trampa?
3.- De verdad, ¿tan difícil es tomarse la molestia de pensar, de tener una opinión propia, de decidir, de ser uno mismo y buscar, investigar, conocer para tener un amplio abanico de posibilidades donde escoger la música que te gusta, la ropa que utilizas, la comida que comes, el ocio del que disfrutas?
4.- Comprar, comprar, comprar compulsivamente. Salir, comer, beber, drogarse compulsivamente. Saciar las necesidades espirituales con las más necios sucedáneos mundanos. Trabajar, odiar el trabajo que desempeñas, dejarlo, conseguir otro. Compulsivamente. Pagar una hipoteca, tener un coche, dos, hacer vacaciones una vez al año. Compulsivamente. ¿Esto es vida? ¿Qué clase de idea acerca de la existencia tiene quien vive así? ¿Es su dueño o es esclavo de las necesidades que el sistema le demanda?
En fin...
Por la verdadera libertad! A su salud!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, no pude ir a la presentacion, pero me dijeron que la verdad fue fantastico y tambien quedaron sorprendido por el Argentino.

xmariachi dijo...

La tele es veneno, si.
Los años que viví sin televisión, fueron los más intensos de mi vida.

Albert Rams dijo...

Hola, Acabo de ver tu blog, simplemente añadir que no soy director de Aula Gestalt, es Cristina Nadal. Por cierto, ¿qué te parecío mi presentación?.Me gustaría conocer tu - vuestras opiniones. Gracias. Besos.
Albert Rams