Amor

Escrita para mi hombre, en forma de acrónimo.

Divaga con tu mente por el mundo,
Acomete tus retos sin atajos,
Vive en consonancia y, vagabundo,
Invéntate la vida a cada paso.
Disfruta de tus sueños e ilusiones,
Guiándote su luz entre el ocaso,
Unifica tus latentes dispersiones,
Ama el triunfo y aprende del fracaso.
Luce en ti una aurora imperceptible,
Gana el mundo contigo en su regazo,
Ama el sol, en tu vida, lo invisible,
Jáctome yo de tenerte en mi Parnaso.
Único, consciente, iluminado.

2 comentarios:

david dijo...

Muchas gracias por todo, y perdón por todo, tienes el don de la palabra y lo utilizas para crear belleza, mientras otros seguimos en nuestra prisión interior

aranzazu dijo...

Todos estamos en nuestra prisión interior... nacemos libres (seres prepersonales) pero nos aprisionamos (egos personales) para experimentar el mundo. Lo hermoso, lo divino, es que tenemos la llave para salir de ella, para ser los Seres transpersonales que en realidad somos... sólo hay que usarla, sólo hay que entrenarse y confiar.