Uma...

Han pasado muchos meses desde la última vez que escribí en el blog que creé para ti.

Han pasado casi 22 meses desde que llegaste a nuestras vidas y tu presencia y esencia lo llenan tanto todo que es como si siempre hubieras estado con nosotros.

Papá y yo somos nuevos, otros. Dejamos de ser sólo pareja y nos convertimos en tus padres, en familia junto a ti. Ahora estamos de nuevo recuperando el sabor de ser pareja más allá de ti. Pero una pareja nueva, con un vínculo más fuerte, fruto del desgarro al que nos hemos visto sometidos, por nosotros, por Lo que Es, por la Vida...

Por el camino perdimos al abuelo que te quedaba, el de papá, pero igual que con el mío, honramos su memoria y te hablamos de él y de Jesús, para que sepas de dónde vienes, cuál es tu fuente noble y tu madera buena. En compensación, tus dos abuelas están locas contigo y te llenan de amor y atenciones. 

"Te veo...", como en Avatar, veo lo `profundo que hay en ti, veo qué hay detrás de tus ojos, cuya mirada intensa recibo llena de gloria y orgullo, me desprendo de mis juicios y expectativas y percibo potentes destellos de tu esencia, de tu infinita Luz (la crianza es el epítome de la meditación activa y constante, del desarrollo lúcido de la Presencia y la Apertura).... 

Ahora eres taaaaan mayor, dejas al bebé y vas dando paso a la niña... Poco queda de aquella bebé y tanto al mismo tiempo... 

Me asombra tu autonomía, tu seguridad, tu vehemencia, tu Vida... estás tan Viva, eres tan de Verdad...

No conozco a nadie tan auténtico como tú (bueno, sí, a mi madre, con quien tienes un vínculo tan especial: la amas y aceptas tanto, tan a corazón abierto, tan sin juicio, tan nítida y clara, tan pura... tú me has ayudado a sanar mi vínculo con ella y reconocer cuánto la amo, cómo es pilar fundamental de mi existencia, cuánto le debo, qué profunda y sabia es, qué llena de Vida y de Gracia igual que tú, qué benditas, qué fuerzas de la naturaleza sois ambas...).

Estoy plena de Amor por ti. Aún me sumerjo en nuestros mares oxitocínicos y nos revolcamos juntas, sin tiempo, sin deber, en lo Yin, en la inmensidad profunda y abisal... cada vez más concreta y menos difusa, eso sí... pero vertiginosa igualmente por lo ilimitada... 

Nuestras pieles siguen siendo las suaves sábanas con que nos arropamos, tu olor embriaga mis sentidos, tus besos y abrazos poseen tanta ternura, tus risas y carcajadas envuelven mi alegría y dicha y mil veces aún me sorprendo mirándote arrobada, con el vientre y el pecho henchidos de amor, pensando... CUÁNTO TE AMO...

Seguimos nuestra lactancia, nuestro vínculo primario, nuestro AMAmantamiento y disfrutamos tanto... cuando se vuelve molesto, tu capacidad de comprensión es precisa, si desde lo más genuino y sincero de mí te lo explico, sin tapujos. Y entonces lo dejamos y te duermes sola si es necesario, sin dramas, con amor, con confianza, en mi compañía, junto a mí, segura...

Hablas muchísimo... en eso eres como yo y como Lola (tu abuela, tú así la llamas: Lola o Lula y ella, encantada). Somos de un linaje comunicador. Amamos la Palabra, la Voz, damos Forma a la No Forma... 

Tenemos otras figuras de maternaje: nuestra tribu se ha ido ampliando en función de mis/nuestras necesidades vitales y nutricias (nutrirse de La Fuente para ser Tu Fuente). Vives bien con todas ellas, cada vez con más interés por el mundo, con más inquietudes diferentes a mamá... es tan Sano... todo a su ritmo, natural, sin forzar, desde la Escucha, desde el Respeto, papá y mama observando siempre, desapegados...

Conjugamos nuestros crecimientos, evolucionamos juntas... unidas por ese hilo dorado y color tierra sangre, esencial y eterno, que nos liga a ti y a mí, a mí y a Lola, a Lola y a Primi... 
Cada nuevo hito en tu desarrollo (motriz, del habla...) viene de la mano de un nuevo despertar de conciencia para mí, de una prístina dimensión recién inaugurada. Y nos miramos a los ojos. Y nos re-conocemos. Y nos sabemos nuevas una vez más.

Continuamos con nuestro grupo de Migjorn, con nuestra amada Juliana, con las familias amigas y recorremos juntas, de la mano, nuestros procesos, cada familia intuimos y trabajamos nuestras constelaciones familiares, sistemas grupales, vínculos conscientes e inconscientes, detalles concretos e ideas abstractas, concreción y proyección, Realidad e Idealidad, Camino y Trascendencia, Puerto y Faro... Somos tan felices allí... Un segundo Hogar...

Empezamos a disfrutar de nuevo de nuestras pasiones: escalada para papá y yoga para mamá. Empezamos el pasado curso y en este vamos a estabilizarlo. Estamos creando la familia activa que queremos ser y consolidando los valores de sencillez, naturaleza, conciencia, presencia y plenitud de los que disfrutamos y en los que creemos.

Estás fuera y sigues dentro. Eres autónoma y cada vez más lo serás cuando crezcas pero también siempre serás mi niña, mi bebé. Te siento fuera y te siento dentro. Puedo verte, escucharte, oírte, tocarte, interactuar contigo y aún te siento en mi vientre, preñada de Amor por ti, por tu Luz, por tu Existencia, por el maravilloso regalo y don que la Vida me ha dado a través de ti.

Sigo sin encontrar cómo describir qué siento.

Sólo puedo mostrartélo y ser cada vez mejor persona para que recibas de forma transparente y clara cuanto quiero transmitirte.

Te amo desde lo más profundo de mi Ser y de mi Alma, Uma. 

<3 p="">