Un poco de todo


Que tengas un poco de todo:

Sensibilidad, para no ser indiferente ante las bellezas de la vida.

Coraje, para colocar la timidez a un lado y realizar aquello que quieres

Solidaridad, para no permanecer impasible ante el sufrimiento de la humanidad.

Bondad, para no desviar los ojos de quien te pide ayuda.

Tranquilidad, para que cuando llegue el fin del día te acuestes y duermas como los ángeles.

Alegría, para que la distribuyas haciendo nacer sonrisas en los rostros ajenos.

Humildad, para que reconozcas aquello que no eres.

Amor propio, para que percibas tus cualidades y te guste lo que ves dentro de ti.

Fe, para guiarte, sostenerte y mantenerte en pie.

Sinceridad, para auténtico, gustarte y vivir mejor.

Felicidad, para descubrirla en tu interior y brindarla a quien la necesite.

Amistad, para que descubras que quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Esperanza, para que creas en la vida y siempre sientas tu alma de niño.

Sabiduría, para entender que sólo lo bueno existe, el resto es ilusión.

Deseos, para alimentar tu cuerpo dando placer a tu espíritu.

Sueños, para nutrir tu alma a diario.

Amor, para que tengas alguien a quien amar y sentirte amado.

Para que desees tocar una estrella, sonreírle a la luna.

Sentir que la vida es bella andando por la calle.

Para que descubras que existe un sol dentro de ti.

Para que te sientas feliz en cada amanecer y sepas que el Amor es la razón mayor para vivir

1 comentario:

martín vargas dijo...

y que no se pierda la capacidad de sorpresa, la mano que hace piojitos y ese beso inopinado.